Tuesday, 13 March 2007

Gansito

Conforme al por qué del gansito se llama así tenemos
que transportarnos en el tiempo… Era el año de 1956 y
las divas de Hollywood Grace Kelly y Marilyn Monroe se
casaban con el príncipe Rainero III de Mónaco y el
escritor Arthur Miller respectivamente; Fidel Castro y
el Che Guevara partían de México rumbo a Cuba a bordo
del Granma, y Elvis Presley causaba sensación con su
disco homónimo. En México, llegaron los “Ganebos”.
¿Qué quiénes son? Fácil, el Gansito, el Negrito y los
Bombonetes, alias los “Ganebos”. Sí, hace exactamente
51 años que nació el pequeño ganso que pide
insistentemente ser recordado.
Unos años antes había surgido Marinela (bueno, en ese
entonces se llamaba Keik) con poco éxito pues en
México no había la costumbre de comer pasteles a
diario, más bien los destinaban a fiestas y en esas
ocasiones especiales preferían los grandes pasteles de
sofisticados decorados. La opción era crear
pastelillos individuales que pudieran envolverse para
facilitar su venta en todas las tienditas. Entonces,
durante ocho horas, en las fábricas de Marinela se
horneó el primer pedido de Gansitos: un pastelito
relleno de crema y mermelada de fresa y cubierto con
chocolate y nuez (Sí nuez, las chispas de chocolate
con que ahora lo conocemos, en aquellos primeros 500
pastelillos eran nueces).
El pequeño pastelillo surgió acompañado por un
personaje del mismo nombre, el ahora famoso Gansito
Marinela. Un ganso con gorro de panadero inició la
tradición, pero pronto rejuveneció y se hizo más
alegre. El Gansito Marinela fue personificado durante
más de 30 años por un ganso real que saltó al
estrellato gracias a sus apariciones en televisión
diciendo simplemente: “¡Recuéeerdame!” El personaje
evolucionó y de ser un ganso de verdad pasó a ser un
ganso de caricatura que ahora, 50 años después, anda a
la moda con gorra y patineta.
Pero ¿Por qué le pusieron Gansito? Ah, es que en sus
inicios, los pastelillos aún sin nombre eran
distribuidos junto con el resto de los productos de
Marinela y Bimbo en motonetas Vespa con una pequeña
cabina al frente y una caja en la parte posterior
conocidas como “ganseras”, los vendedores o “ganseros”
llevaban los pastelitos que tan de moda estaban que
por lo tanto tenían que llamarse “gansitos”. Fue tal
el éxito del pastel y su nombre que terminaron
distribuyéndose de manera separada.

No comments: